Formación sobre técnicas de estudio

Comienzan las prácticas de Secundaria en el laboratorio
8 de marzo de 2018
Aprendiendo sobre valores
8 de marzo de 2018

Formación sobre técnicas de estudio

Los alumnos de Secundaria están recibiendo una formación sobre técnicas de estudio por parte del Servicio de Asesoramiento Psicopedagógico Casa de la Infancia, Adolescencia y Juventud del Ayuntamiento de Arroyomolinos. Su responsable, María Gil Villahermosa, es la psicóloga que impartirá durante cuatro días estos talleres. Hemos hablado con ella y nos ha ofrecido esta interesante entrevista que compartimos con vosotros.

Pregunta: ¿Crees que uno de los principales motivos del fracaso escolar en las aulas es la falta de técnicas de estudio apropiadas?

Respuesta: No diría que el principal motivo del fracaso escolar en las aulas es la falta de técnicas de estudio. Como toda problemática, lo más probable es que exista una multicausalidad, pero efectivamente, una de esas causas sería el escaso entrenamiento en técnicas de estudio efectivas. Les indicamos que deben estudiar, muchas veces. Que deben hacer esquemas, que se lean lo que veremos mañana, que hagan resúmenes. Pero no les explicamos cómo se hace, ni les entrenamos por aproximaciones desde pequeños.

P: ¿Cuándo deberían asimilarse estas técnicas? ¿Desde los primeros cursos de la Etapa de Primaria?

R: Es vital ir entrenando a los niños, progresivamente y de acuerdo a su edad (pero desde bien pequeños) en técnicas y herramientas activas y eficaces para el estudio. Desde 1º de infantil podemos comenzar modelando en ellos habilidades de planificación del estudio, como es sentarse todos los días a la misma hora a ser posible, en el mismo sitio, y comenzar por

el principio: abrir la agenda. Aunque sepamos que no hemos apuntado nada, por si acaso, y para crear el hábito. Y progresivamente, ir introduciendo otros comportamientos, como leer en casa lo que se va a ver en clase al día siguiente, buscar lo que no entendamos… hasta que hagan sus propios subrayados, esquemas y resúmenes.

P: ¿Todas las técnicas de estudio sirven para todas las materias? ¿Crees que el problema puede ser la estandarización de las técnicas de estudio conocidas por un alumno en todas y cada una de las materias?

R: Por supuesto, determinados temarios, incluso en la misma materia, necesitarán distintas formas de estudiarse. Como podremos imaginar no es de utilidad hacer un resumen de una lista de vocabulario, no hay nada que resumir, esta sí es una tarea más memorística. Igual ocurre para fórmulas matemáticas, por ejemplo. Pero hay ciertos básicos comunes a todas las materias: la planificación, la organización del tiempo y lugar de estudio, intentar razonar en la medida de lo posible el contenido, comprenderlo, trabajarlo activamente y preguntar o buscar las dudas que tengamos, entre otros imprescindibles que veremos en el taller.

P: ¿En qué van a consistir los talleres con los alumnos del Pasteur? ¿Saldrán de ellos con alguna técnica bajo el brazo?

R: Los talleres que vamos a realizar con los alumnos de vuestro cole van a facilitarles esas herramientas imprescindibles, además de un método de estudio consistente en siete sencillos pasos, para que su trabajo sea más activo, menos aburrido, y, sobre todo, más efectivo en términos de tiempo y aprendizaje. Nuestro objetivo es responder a esa pregunta que obviamos muchas veces cuando les decimos a los alumnos que deben estudiar: ¿Y cómo se hace eso? Desde luego no esperando que el conocimiento salte del libro a nuestra cabeza, así que daremos muchos trucos para trabajar el material y conseguir un aprendizaje real.

P: Cuando realizas este tipo de talleres con chavales, ¿te encuentras siempre con las mismas carencias y errores? ¿Cuáles son estas carencias? ¿Ellos mismos se dan cuenta de lo que hacen mal y se muestran interesados en lo que les expones?

R: La mayoría de los alumnos cometen este error: se sientan delante del libro, durante mucho tiempo, y pasado un rato se dan cuenta de que llevan dando la vuelta a la misma línea toda la tarde. Han dedicado mucho tiempo para no conseguir nada, y no saben cómo hacerlo de otra manera. No obtienen resultados, se desmotivan. Ese sí es un peligroso factor que influye en el fracaso escolar. Cuando hablamos de esta forma pasiva de estudiar, muchos de los chicos y chicas se dan cuenta y se ven reflejados.

P: ¿Cuánto tiempo dedica al estudio un niño que carece de técnicas de estudio? ¿Cuánto puede ahorrar con estas técnicas?

R: Cada persona necesita distinto tiempo de estudio, y esto varía en función de la asignatura también, de la cantidad de deberes… No debería ser una cuestión de cantidad de tiempo, sino de calidad y de esfuerzo. Efectivamente, tener el hábito de sentarse todos los días y dedicarle un tiempo, el que sea, sí es fundamental. Habrá días, dependiendo del curso, en que le dediquemos solo media hora a repasar, organizarnos, leer lo que veremos mañana… En otras ocasiones tendremos que estar más horas. Pero si se realiza un estudio diario, un trabajo diario, aunque tengamos examen al día siguiente no serán tantas.

P: ¿Hasta qué punto los padres deben implicarse en el estudio de los chavales en la etapa de Secundaria?

R: Sobre la implicación que deben tener los padres en la etapa de Secundaria me gustaría recalcar, a riesgo de repetirme, que no llega un día en que el alumno tiene la edad para estudiar solo, ser responsable, organizarse y esforzarse. Este es un hábito que debemos ayudarles a adquirir, de forma progresiva, pero constante, desde los primeros cursos. Hasta los 10 años de edad, aproximadamente, no tienen la capacidad para planificar su horario de estudio, por lo que no podemos pretender que antes de esta edad ya lo hagan todo solos. De cualquier manera, habrá niños que en la etapa de Secundaria precisen más o menos ayuda de sus padres. Desde luego no debemos hacerles nosotros las cosas, pedirles nosotros los deberes a sus compañeros cuando se les olvidan, o fiscalizarles la agenda. Sin embargo, si llegamos a Secundaria con estos hábitos, cambiarlos puede requerir tiempo y/o ayuda.

Comments are closed.